Información sobre la víbora de la muerte

La víbora de la muerte (Acanthophis) como lo indica su nombre, es de las serpientes más mortíferas que se existen en el mundo. Posee un veneno altamente tóxico, además cuenta con una neurotoxina postsináptica, la cual produce debilidad muscular y parálisis corporal. Por fortuna, ya se ha encontrado un antídoto efectivo. Es una especie bellísima, pero no es recomendable acercarse a ella.

Esta serpiente vive especialmente en la costa este de Australia, además de encontrarse al sur de Nueva Guinea.

La víbora de la muerte es de color marrón claro, además algunas veces puede ser naranja y amarilla, con rayas en tonos marrones oscuros, desde la cabeza hasta la cola se observan estos colores.

Posee una medida aproximada entre 0,70 y un metro. Su cabeza es triangular y plana. En cuanto a sus colmillos, estos son más largos que los de la mayoría de las serpientes australianas.

La víbora de la muerte se alimenta de aves y pequeños animales.

Esta serpiente tiene una reproducción muy interesante, ya que no es ponedora de huevos como la mayoría de su especie.

Por lo general, la camada se compone de 15 a 20 serpientes bebés. Cuando nacen ya pueden cuidarse por si solos.

Enviar comentario